Conectividad constante, cómo ha cambiado el marketing y cómo has cambiado tú

Conectividad constante y el cambio en el marketingPermíteme una anécdota personal para llegar a la reflexión marketiniana…

Hace unos meses viajaba Nueva York-Madrid con escala en Filadelfia, pero el primer vuelo se retrasó, por lo que al llegar al enlace el capitán ya había cerrado las puertas del avión. Desde Filadelfia me colocaron en un vuelo que salía unas cuantas horas más tarde hacia Londres y, desde allí, volaría a Madrid. Tardé unos 10 segundos en comunicarlo…

 ’01: Saqué el móvil del bolso.

’02: Deslicé para desbloquear.

’03: Desactivé el modo avión y activé el wifi.

’04, ’05: Esperé a que se conectara.

’06: Abrí la aplicación WhatsApp y busqué la conversación que me interesaba.

’07, ’08, ’09: Tecleé con un pulgar: “Perdí el vuelo, voy x Londres. Llego mñna 8.34h. Bss!”

’10 : √√

Días después, comentando casualmente con mi abuela el retraso de mi llegada a Madrid, me dijo: “Una vez tu abuelo perdió el tren en Albacete, y hasta que no llegó al pueblo dos días más tarde y nos lo contó en persona, no sabíamos qué había pasado.”

Hoy en día, tantas horas de desconexión (y por ende, desconocimiento e incertidumbre) son impensables. Primero, porque tenemos la tecnología para evitar esas situaciones. Segundo, porque solamente pensar en estar un par de horas desconectados nos produce estrés. La conectividad se ha convertido en algo natural; es constante e instantánea.

Conectividad constante, la transformación en el marketing

Cada vez que los avances han ido modificando la relación de las personas con la tecnología, el marketing ha acompañando estos cambios adaptándose a cada nuevo medio: la radio, la televisión, la televisión en color, después Internet. Pero esta vez no cambia el medio, sino nuestro comportamiento.  ¿Y esto cómo afecta al marketing?

En un artículo de Google Insights, The Shift to Constant Connectivity, Lisa Gevelber decía que el cambio hacia la conectividad está creando más momentos de consumidor que nunca. Asegura que el cambio es monumental porque el impacto en las personas, día a día, es masivo. Como persona, esto de primeras podría asustarme. Pero después, tanto como consumidora como desde el punto de vista del marketing estoy de acuerdo: “las posibilidades son mágicas.”

El uso de los dispositivos y cómo hemos cambiado tú y yo

Portátiles, ordenadores de mesa, tablets, smartphones y demás dispositivos que irán surgiendo. Dependemos de ellos instintivamente para comunicarnos, para realizar compras fiables y tomar buenas decisiones, para recibir información relevante. Y cada vez nos centramos menos en el dispositivo en sí y más en el papel que desempeña en nuestro día a día. Buscamos comodidad y rapidez. ¿No?

Esta conectividad constante está creando nuevos comportamientos. Tú y yo, y todos… Echamos mano del dispositivo más conveniente en cada momento y cambiamos de uno a otro sin más, del móvil a la tablet, y de la tablet al portátil. Los intercambiamos y los utilizamos simultáneamente. Nos conectamos desde distintas pantallas en situaciones diferentes.

La importancia del contexto

Para el marketing, todo esto significa que podemos aprender a ofrecer a los consumidores el mensaje acertado en el momento apropiado:

  • ¿Dónde se encuentra la persona en ese momento?
  • ¿Qué dispositivo está utilizando?
  • ¿En qué momento del día se está conectando?

Resultados de busqueda desde ordenador

Los resultados de una misma búsqueda pueden variar según el contexto para que sean relevantes. Por ejemplo, una búsqueda de “pizza y pasta” desde un ordenador fijo a las 10 de la mañana, un día de diario, podría significar que alguien busca un sitio para reservar mesa en una comida de trabajo o para una cena con la familia.

Resultados de búsqueda por móvil

Los resultados para la misma búsqueda de “pizza y pasta” desde un smartphone, un sábado por la noche en el centro de la ciudad sugieren que la persona está buscando una pizzería cercana para ese preciso momento.

Por supuesto que las intenciones de las búsquedas no siempre van a estar 100% correspondidas con las opciones que nos ofrece Google, pero conociendo el contexto de la búsqueda podemos acercarnos a ofrecer mejores resultados. Con lo cual, siguiendo el ejemplo, para la primera búsqueda querríamos información sobre el menú, la política de reservas del restaurante, horarios de apertura, etc. Mientras que para la segunda búsqueda haríamos mejor en mostrar un mapa con diferentes opciones cercanas geolocalizadas y con números de teléfono clickables desde el móvil.

Las posibilidades son mágicas

Como consumidora, yo no quiero spam. Quiero que me muestren lo que quiero ver, y no quiero que me vendan lo que no quiero comprar. Quiero enterarme de lo que me interesa saber en el momento que lo necesito.

En cuanto al marketing, reconozco que la conectividad constante es un escenario ideal para conectar a las personas con nuestros productos, nuestras marcas y nuestros mensajes.

La conectividad ha cambiado totalmente la manera en que nos comunicamos, cuánto nos comunicamos y qué comunicamos. En pocos años nuestras vidas han cambiado, nos hemos convertido en usuarios e incluso nuestro comportamiento como usuarios ha ido evolucionando… Y todo por “Esto de Internet…”, tal y como explicamos en uno de nuestros cursos para darle vida a tu marca. Pero en fin… Así que cuéntame:

AhoraTú¿Qué te parece todo esto como consumidor? ¿Y cómo persona dedicada al marketing? Aprovecha que ahora mismo estás conectado para dejarme un comentario 🙂

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Marketing y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

15 respuestas a Conectividad constante, cómo ha cambiado el marketing y cómo has cambiado tú

  1. El Fauno dijo:

    La conectividad es buena cosa, nos ha permitido avanzar en muchos aspectos, pero también ha distanciado demasiado las relaciones. Hemos perdido el cara a cara demasiado.

    En cuanto a marketing, negocio y localización o recursos útiles, me parece una delicia hasta donde se ha llegado y llegará. Disponer información en línea útil y precisa es realmente genial.

    • Hola El Fauno, gracias por tu comentario. Es verdad que paralelamente a los avances tecnológicos hemos ido perdiendo el aspecto físico de la comunicación.

      Creo que como con todo cambio tenemos que ir adaptándonos y re-educándonos. Debemos utilizar las tecnologías para todo lo bueno, pero aprender a no sustituir con ellas otros aspectos imprescindibles de la vida.

      Gracias, ¡un saludo!

  2. Luisa dijo:

    Palomita,
    Como consumidora me importa mucho que el marketing no sea demasiado. Que el anuncio de una pizzería, por poner un ejemplo, salta en mi mail o se cola en mi timeline de Facebook me molesta al punto de no querer ir a esa pizzería.
    Hoy en dia, la intensidad de la conectividad nos permite ser muy activos: en cuestión de algunos minutos buscamos una pizzería en un barrio, encontramos varias opciones, miramos la carta, las fotos y los comentarios del sítio, elegimos la que queremos y hacemos la reserva.
    Creo que el marketing tiene que caminar en ese sentido: dejar que el consumidor siga en la posición activa, o por lo menos hacer con que así parezca.
    Um beijo!

    • Hola Luisa,
      Estoy de acuerdo, un pop-up o un elemento molesto en mi Timeline puede ser parte una estrategia de marketing contraproducente. Como dije antes “no quiero que me vendan lo que no quiero comprar”.

      Tienes razón, hay dejar que el consumidor siga en posición activa… o que así parezca. Algún tipo de ‘seamless marketing’ 🙂

      ¡Un saludo!

  3. Arturo Durán (TraductorF1A3TV) dijo:

    Hola, Paloma
    Creo que la línea roja es la “intrusividad”
    Diseñar sistemas que respondan a intenciones cuando éstas son probables, no sólo posibles; de lo contrario, obtendremos consumidores molestos, no motivados

    Un cordial saludo, y gracias por tus excelentes reflexiones

  4. Por supuesto, Arturo. De ahí la importancia de conocer y responder de acuerdo con el contexto. Un saludo, y gracias a ti 🙂
    Paloma

  5. Hace una hora se me ha estropeado el móvil y ya estoy histérico. Uno no sabe lo dependiente que es hasta que no te pasa algo así. De hecho no me quiero mover de mi puesto de trabajo por temor a dejar de estar “conectado”. Esa fue la razón por la que me compré un smartphone, para poder salir de casa sin tener que esperar a que me llegara “ese email”.

    Sobre el marketing, a veces es complicado y más si hablamos de Google. Un buscador puede conocerte tan bien y ofrecerte una información tan exacta que al final en vez de ampliar nuestro mundo lo que hace es reducirlo y mostrarte sólo lo que queremos oír. ¿Cuántas veces hemos buscado algo y hemos encontrado otra igual de interesante aunque no fuera lo que primero teníamos en mente?

  6. Hola Paloma,

    Yo, personalmente, echo de menos aquella despreocupación de hace muchos años cuando quedabas con alguien y, directamente, si no llegaba te ibas. O no tenías la necesidad de contar todo lo que hacías en todo momento.

    Este año, sin ir más lejos, mis vacaciones han sido, por decirlo suavemente, incómodas por la cantidad de mensajes de whatsapp (la aplicación que inventó el diablo…) del trabajo que he recibido… ¡dichosos grupos!

    El mayor miedo que tengo con cualquier acción de marketing que llevo a cabo es “caer gordo”. Como bien apuntáis, hay una delgada línea entre publicitarte y ser pesado, con lo cual hay que tener mucho cuidado. No obstante, también es verdad que es imposible caer bien a todo el mundo : )

    Saludos!

    • Diego, muchas gracias por tu aportación.
      Creo que todos nos desesperamos a veces tanto por una excesiva conectividad como por la falta de ella en ocasiones.

      Por eso creo que debemos reeducarnos en cuanto al uso de las nuevas tecnologías (como usuarios), aprender a uprovecharlas como consumidores, y a explotarlas adecuadamente desde el punto de vista de la comunicación y el marketing.

      Y muy de acuerdo contigo, ante todo, uno debe ser auténtico y uno mismo.

      ¡Un saludo, Diego!

  7. balaxote dijo:

    Lo realmente interesante será ver dentro de unos cuantos años como a nuestros nietos esos 10 segundos les parecen tan eternos como los dos días de tu abuelo…

  8. Pingback: Por qué elegimos una marca… y no otra | SMrevolution

¡Espera! ¿Quieres añadir algo más?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s